miércoles, 6 de marzo de 2013

Quedamos atrapados!!

Viernes 18/01/2013 Llovió durante toda la noche. El arroyo creció y esta muy caudaloso, no sabemos si vamos a poder cruzarlo. Don Sanchez, el capataz de la Finca, esta levantado desde temprano, escucha la radio, viene y nos cuenta. Parece que hubo inundaciones en varias zonas y derrumbes. Y la lluvia sigue... Nos habíamos levantado temprano, a las ocho de la mañana, nuestra idea original era salir bien temprano, pasar por el hospital a darme la antitetanica (por la espina que me clave el dia anterior) y luego seguir a Tilcara. Mientras esperábamos seguía lloviendo. Aburridos bajamos al arroyo (que ya no lo era) a ver si había bajado. Pasaron las horas y solo un poco. Por suerte Don Sanchez son entretuvo con sus historias un buen rato. Era curioso, verlo bajo la lluvia con un paraguas negro, sin querer entrar, contándonos sus experiencias, con un bollo de coca en la boca y tapandosela cuando hablaba, con un cierto pudor extraño. Finalmente paro de llover, cruzamos el arroyo por el puente colgante y vimos que una parte del camino estaba bloqueado, por suerte al poco tiempo escuchamos que venia la maquina de vialidad despejando la ruta. Pudimos irnos a las 14 hs. Ya ni tenia ganas de ir al hospital y seguimos de largo hasta Tilcara. Paramos en el mirador de León, desde donde se ve, dicen, la Quebrada. Dire que estaba nublado, porque realmente no vi nada en especial. A las 16.30 Hs. llegamos a Tilcara. Fuimos a recorrer el pueblo. Lo hicimos a pie, porque allí la lluvia es mansa. Cae, pero parece que no mojara. Y todos la ignoran. En la plaza esta la feria llena de vendedores. Compramos varias cosas (un sombrero $.35.00, dos pares de medias de lana $.25.00 c/u, un pullover $.65.00, una campera de lana de llama $.130.00). También hay puestos donde venden comida, salchipapas (papas fritas, de papa verdadera y no congelada, con salchichas saltadas), hamburguesas con huevo y varias cosas mas. Volvimos al hotel. Nos estamos alojando en la Posada del Río. La habitación es en planta baja, con vista a la pileta. La decoracion es calida y funcional. El baño es grande, la decoración es en piedra. Caímos en el famoso Enero Ticareño, las calles están llenas de gente y autos. Muchos jóvenes, tomando alcohol. Muchas peñas. Mucha música. Cenamos en el restaurant-peña "La Piedra". Comimos milanesa de llama con mote, bife de llama con papas andinas, tres bebidas y de postre quesillo con dulce de cayote ($.173.00).Mientras cenábamos un grupo tocaba música andina. La desconocía y me gusto.