lunes, 22 de abril de 2013

Que dificil es llegar a donde uno quiere!!

Miércoles 23/01/13 Salimos temprano con toda la intención de llegar a la Laguna de los Pozuelos, nos habían dicho que es interesante y que hay flamencos en sus orillas. No teníamos muy claro el camino y en Abra Pampa buscamos la YPF (que ya no lo es) y preguntamos como estaba el camino que era lo que mas nos preocupaba por la lluvias que hubo durante estos días. En esta estación de servicio, encontramos un muchacho apilando unas gomas de autos y nos acercamos para consultarlo. No respondió nuestra pregunta pero riéndose llamo a otro muchacho que estaba dentro del galpón. Le repetimos nuestra pregunta... y exploto de risa! -buehh, se van a matar! el puente se ha caído! y se reían los dos como si fuera lo mas gracioso del mundo!. Tuvimos que cambiar nuestros planes y optamos por ir a Yavi. Para llegar, hay que pasar por la Quiaca. Nos habían advertido que no era un lugar lindo, ni pintoresco. Y en la entrada, te cobran $.10.- `por uso del pavimento! Una vez que se sale de La Quiaca,el camino se vuelve muy lindo, con curvas y pastos verdes, subidas y bajadas. El pueblo del Yavi es junto con Purmamarca el que mas me gusto. Tiene una iglesia muy bella, con un jardín delantero lleno de flores, al lado esta la Mansión del Marquez (no pudimos entrar por que estaba en reformas). Nos habían comentado en la entrada que siguiendo el río, había pinturas rupestres. Seguimos un pequeño sendero que bordeaba el río y mirábamos atentamente las piedras para encontrarlas, ya que no están señalizadas. Caminamos y el sendero había desaparecido, y las paredes de piedra también. Rehicimos el camino, y creo que fue de casualidad, alcanzamos a verlas casi al principio del camino. Me gusto mucho este lugar, por un lado las piedras, el río al medio, y cruzandolo los campos sembrados, a lo lejos las montañas y el cielo azul. De fondo el zumbido de las abejas y a mis pies, pequeñas flores azules. Almorzamos en uno de los comedores del pueblo, "La Magui". En una casita típica, con paredes de adobe y pequeñas ventanas. Pedí guiso de Quinoa (riquísimo!!), costeleta de llama con ensalada y tres bebidas ($.70.-) De ahí partimos hacia Laguna Colorada, nos habían comentado que era similar a la de Los Pozuelos y que tal vez tuviera flamencos, pero no. Es una inmensidad de cielo, de paisaje... Hay allí bajorrelieves en piedra, están rodeados de un cerco de piedras, pero se puede entrar en algunos de ellos. En el camino de acceso pasamos al lado de llamas y manadas de burros. A la noche cenamos en "La Peña de Carlitos", es muy conocida en Tilcara y esta llena de extranjeros, son famosos por sus tamales y fuimos por ellos, pero me quede por su humita. En total pedimos, 3 tamales,1 humita,2 empanadas de carne, 1 empanada de queso, 1 sopa casera y 3 bebidas ($.170.-)