jueves, 1 de mayo de 2014

PUNTA TOMBO, el ultimo dia...

7 de Enero de 2014 Un nuevo dia en LA ANTONIETA mas ventoso que el anterior.El plan del dia: jugar con las camionetas en una cantera (idea de los hombres, obvio). Luego Trekking y playa. La cantera esta cercana al casco de la estancia, y llegamos en cuestion de minutos. Hicieron algunas subidas, bajadas, giros y todo lo que se les ocurrió. No preste demasiada atencion, no es lo mio. El material que se extrae de la cantera se usa para el pavimento de las rutas y aun esta en funcionamiento. De ahi nos dirigimos al Cañadón del Paisano, es un pasaje angosto con paredes de piedra y desniveles, siempre en bajada. Hay en la ruta varias dificultades, como descensos abruptos y grandes piedras, pero según nos dijeron eran sencillos de hacer. Comenzamos el recorrido entonces, acordando encontrarnos al final del cañadon. El comienzo es sencillo solo tuvimos que bajar unos desniveles de un metro, facilmente salvables, las paredes de piedra inestable se alzan a los costados y no se pueden trepar. Algunos metros mas adelante otro descenso se presenta, y es insalvable, al menos sin cuerdas. Una caida recta de al menos tres metros en un ancho de un metro y medio. Bajar era imposible, subir por los costados tambien, tuvimos que retomar el camino y recién ahi, pudimos seguir y bordear el cañadón desde arriba, esperando encontrar mas adelante un lugar por donde fuera posible bajar.
Al caminar por el borde del cañadón escuchábamos a lo lejos los gritos del guanaco vigia, advirtiendo que se acercaba alguien, y poco después veiamos correr a la manada y parar un poco mas lejos para observar nuestros movimientos. Un trecho mas adelante, el cañadón hacia un desvio y tenia una pendiente mas suave,con arbustos y algunos arboles,decidimos intentar por ahi el descenso, donde lo mas complicado fue apartar los arbustos espinosos y encontrar un lugar que no fuera peligroso pisar, ya que el suelo estaba cubierto de hojas y ramas secas y nos habían advertido de la presencia de escorpiones. Finalmente lo logramos y continuamos nuestro camino por el cañadón para encontrarnos con quienes nos esperaban al otro lado. A nuestra derecha la pared se elevaba en varios metros y había allí, tres nidos de águila mora, aunque ellas no. Hay al final un pequeño arroyo y unas construcciones muy antiguas.
Lo siguiente era almuerzo en la playa, patos, pinguinos y gaviotas se paseaban muy tranquilos hasta que nuestra llegada los espanto. Almorzamos ahi mismo, unas deliciosas empanadas de carne de capon, jugosas en su interior y crujiente la masa. Una delicia. Paseamos un rato por la playa y sigo asombrada y maravillada por el color del agua y su transparencia.
Alrededor de las 15 hs. fuimos a recorrer la estancia, otra cantera ya en desuso donde si habia águilas moras y grupos de ovejas que corrían espantadas ante nuestra presencia. Regresamos al casco, merendamos y luego salimos a cabalgar. Caballos tranquilos y de buen andar, nos llevaron sobre lomas y nos bajaron de ellas, las liebres saltaban y corrían a nuestro paso, el cielo inmenso, el viento, el horizonte tan limpio...
Cena temprana, hoy fue nuestro ultimo dia en LA ANTONIETA y mañana al amanecer partimos rumbo a GUALJAINA. La cena, un delicioso capon a la parrilla y un paseo corto hasta el galpon de esquila.
El CAPON merece un comentario aparte, ya que fue lo que comimos durante nuestra visita y es delicioso. Es un cordero macho capado que por su cercania al mar, se alimenta de las algas que la marea deposita en la orilla. Esto le sa a su carne un sabor y una textura muy particular, totalmente aleja del sabor a veces asalvajado que tiene esta carne.