lunes, 18 de febrero de 2013

PN Calilegua

Martes 15/01/2013 Fuimos al Parque Nacional Calilegua. Hacia calor. Calculo que serian unos 35º. El ultimo pueblo antes del Parque, es el Libertador Gral. San Martín, era cerca del mediodía y decidimos almorzar ahí. Paramos en la ultima YPF y cuando íbamos al bar, unos camioneros nos dijeron que no había comida y tampoco baño! Hay que retroceder y hay otra YPF y una Shell (o Esso), donde nos dijeron que se comía muy bien. Como la YPF estaba mas cerca, almorzamos ahí. No tenían muchas opciones, comimos unos sándwiches de miga. Seguimos entonces hasta el Parque, sobre la ruta hay un cartel que indica que hay que doblar, lo hicimos y entonces ya no hay mas carteles. Siguiendo el camino llegamos a un basurero, el camino dobla justo antes de llegar, y aparece una entrada... con el cartel de propiedad privada. Supusimos que en algún momento tomamos el camino equivocado y retrocedimos hasta el lugar donde vimos el cartel indicador. Hay allí una casilla de obra, con una persona. Le preguntamos por el camino y mucha idea no tenia. De todas formas nos mando por el mismo camino que habíamos tomado antes. Volvimos a hacerlo y un poco mas al costado notamos otro camino. Lo seguimos, pasa por un santuario y finalmente llegamos al Parque. Estacionamos y luego de registrarnos nos contaron las excursiones, solo hicimos el sendero de una hora de duración con un guía de origen guaraní. Nos fue explicando las costumbres de su comunidad y participamos de la ceremonia donde se pide permiso para entrar al monte, dijo unas palabras que no entendí, y luego ofrendamos hojas de coca y vino. Nos fue contando las costumbres, las plantas medicinales, los tintes que usan para sus artesanías, sus fiestas. Bajo la selva el calor era muy húmedo. Al finalizar el sendero, subimos a la camioneta y seguimos recorriendo el Parque. Los caminos están en muy buen estado, y vialidad esta permanentemente arreglándolos, pero son muy sinuosos. Llegamos a los 1700 metros de altura donde hay un gran monolito que indica el fin del Parque. Queríamos llegar a San Francisco, pero nos quedaba todavía mucho camino y optamos por ir al río Jordan. Continuamos un tramo mas, pero luego desistimos. El camino era muy cansador, con tantas vueltas y la altura agregando tensión. Volvimos. Paramos a merendar en la Shell de la entrada del pueblo.